Historia

A mediados de la década del 70, en un pequeño taller del barrio porteño de Caballito, Ángel Ferreira comienza a fabricar cables para transmisión de velocímetros de autos y relojes de taxi.
Desde un comienzo el priorizar la calidad del producto permitió la inmediata aceptación y provocó la demanda de productos afines, como los cables de cebador y regulación de marcha.

La marca Cables AF se fue haciendo un lugar en el mercado. Un lugar cada vez más importante con la incorporación de cables de acelerador, frenos y más tarde embragues.
Con una permanente política de expansión, la empresa mudó a la zona de Villa Devoto por unos años, pero a comienzos del año 2001 recaló en su ubicación actual en Merlo (provincia de Buenos Aires).
Inarcab S.A. interior fábrica
Siempre estuvo en los objetivos de Ángel Ferreira llegar con sus productos a distintos mercados de todo el mundo y así exportar trabajo argentino. En la década del 70 se logra concretar la primera exportación a Cuba y con los años a varios países de Sudamérica, Norteamérica y más tarde a Europa y África.

En la década del 90 se elaboran por primera vez cables para equipo original, primero para Fiat y más tarde para Renault Argentina.

El comienzo de este siglo encuentra a nuestra empresa fabricando para Ford Motor Argentina varios cables para equipo original, superando rigurosos controles de calidad.
Hasta la actualidad se mantiene la política de fabricar un producto de calidad, un producto nacional, con proveedores nacionales y con la intención de seguir exportando un producto argentino.